Archivo por meses: enero 2018

Nuevo concurso: Atrapa-palabras

Volvemos a tener en marcha el concurso Atrapa-palabras, un concurso perfecto para mantener activa la mente de los niños con actividades muy creativas. Por eso hoy entrevistamos a la autora de esta colección: Noemí Fernández.

-Los cuadernos Atrapa-palabras nacen con la voluntad de poner en marcha los dos hemisferios del cerebro, y conectar la expresión escrita con la imaginación. ¿Por qué es tan importante el desarrollo de ambas habilidades?

Ambos hemisferios tienen funciones y características diferentes pero iguales de importantes: es interesante darse cuenta de que su trabajo es complementario. De manera tradicional, se ha relacionado la actividad de enseñan-aprendizaje con el desarrollo del hemisferio cerebral izquierdo, potenciando las funciones lógico-verbales más analíticas, matemáticas y cuantitativas. Pero desde hace un tiempo nos hemos dado cuenta que las funciones cerebrales del hemisferio derecho tienen también un papel fundamental en nuestras vidas. De esta manera, para poder desarrollarnos con éxito en nuestra sociedad actual es necesario potenciar nuestra parte más creativa, analógica y artística. La combinación de ambas polaridades hace que podamos utilizar los recursos necesarios en cada situación concreta. Que se nos presente.Colección

-¿Crees que existe un momento concreto para empezar a trabajar en casa o la escuela el pensamiento creativo?

Podemos ayudar a desarrollar el pensamiento creativo de nuestros pequeños desde los primeros meses de vida. No hay una edad para empezar a potenciarlo. Proponer diferentes maneras de resolver situaciones, animar a nuestros niños y niñas a participar de las conversaciones, apreciar y mostrar respeto por sus propuestas, pedirles su opinión, dejar que colaboren y que se impliquen en la vida familiar y escolar son algunas de las actitudes que podemos adoptar. ¡Y soñar despiertos! Imaginar, inventar, descubrir, reinventar… Descubrir que hay distintos caminos para llegar a un lugar, para solucionar una dificultad. También hablar mucho en voz alta sin temor a ser juzgados motiva a seguir creando.

-La creatividad, ¿se nace o se hace?

¡Las dos cosas! Aunque tengo el convencimiento de que el ser humano es un ser creativo por naturaleza, practicar y entrenar la creatividad ayuda a su desarrollo. Si olvidamos nuestro potencial creador, éste se duerme y se anestesia… ¡Cuánta energía perdida!

-Volvemos a tener en marcha el concurso Atrapa-palabras. Esta vez con 4 categorías distintas de participación: cuento, poema, cómic o fábula. ¿Cómo podemos determinar los adultos cuál es el mayor talento creativo de nuestros niños?Determinar el mayor talento creativo de nuestros niños es algo difícil, pues ellos están en pleno desarrollo y siempre se van a ir despertando habilidades que hasta ahora no habíamos detectado en ellos. Creo el papel del adulto debe ser el de acompañar y apoyar al niño para que éste pueda ir experimentando y descubriendo sus recursos. De hecho, esto es algo que también pasa en los adultos: si así lo escogemos, nunca dejamos de crecer interiormente, de desarrollarnos y de crear.

Los cuadernos Atrapa-palabras están pensados para que el niño (y el adulto, ¿por qué no?) disfrute creando todas aquellas historias que le apetezca, para que juegue con el lenguaje sin miedo y para que se sienta libre de plasmar en el papel aquello que imagina. Pretenden acompañarle y “darle un empujoncito” para que se lance a escribir y disfrute de la experiencia.Concurso


¿Por qué se celebra el carnaval?

El origen del Carnaval es pagano, probablemente en honor a Baco, el Dios del vino y la lujuria en el panteón romano pero algunos historiadores lo sitúan en épocas muy anteriores (Egipto o incluso, Sumeria). El Cristianismo adoptó la celebración del Carnaval y la modificó para incluirla dentro de su liturgia no religiosa en un acto de reunir a todas las creencias bajo un mismo paraguas igual que sucedió con la Navidad y el roscón de reyes.

El Carnaval es un momento de desenfreno corto pero suficiente y previo a una época de contención que es la Cuaresma que dura 40 días. En otras religiones tenemos momentos de contención y desenfreno parecidos (por ejemplo, el Ramadán en el Islam). La idea del disfraz surge para ocultarnos durante el momento de desenfreno y para ser otra persona que nos permita después, “volver a ser nosotros”.

Más allá de esta celebración mística, el Carnaval nos permite ser niños otra vez, divertirnos y jugar con más permisividad de lo acostumbrado. Es saludable divertirse con los niños, disfrazarse, bailar y jugar con ellos. Es un ejercicio que a los adultos nos cuesta pero que conviene porque, entre otras cosas, nos acerca a nuestros hijos y entienden que sus padres, también son como ellos y saben reírse.

La vida se compone de momentos especiales, no sabemos qué recuerdos tendrán nuestros hijos de nosotros cuando sean mayores pero si buceas en los tuyos, verás que muchas veces, son momentos muy cortos pero con imágenes muy vivas, los que recuerdas con mayor cariño. Y no tienen que ser festivos, los hay de todo tipo, pero no dejes de vivirlos.

¡Celebramos el Carnaval! Es nuestra apuesta para que lo celebres en familia.


Los valores, la asignatura pendiente

¿Qué significa educar en valores? Educar en valores es enseñar a los niños a vivir en sociedad, a respetarse a si mismos y a los demás y tras esta capa más global, a ser honestos, buenas personas, generosos, empáticos… y todo lo relacionado con los valores y la educación emocional.

Educar en valores parece sencillo pero no lo es, vivimos en una sociedad de gran consumo, de retribuciones y premios inmediatos, los niños crecen en un ambiente general de “lo quiero todo para ahora mismo” y esto hace complicado muchas veces educarles en valores como saber esperar, entender al otro, aprender a escuchar activamente, etc.

La colección Historias para hacerse preguntas busca que los niños aprendan a hacerse preguntas, a pensar, a buscar las respuestas por si mismos a partir de los cuentos que plantean los libros. Así como antiguamente las fábulas cumplían esta función de mostrar a los niños cómo la constancia, la generosidad y la alegría siempre eran más positivas que ser vago, se egoísta o estar siempre de mal humor, hoy en día, colecciones como Historias para hacerse preguntas nos permiten ayudar a los niños a entender la sociedad en la que viven, que es mucho más compleja que la que vivieron sus padres, y a crecer siendo personas con valores.

En el futuro, las personas más valoradas serán aquellas que, no solamente tengan un expertise técnico muy desarrollado sino también cualidades humanas y humanistas que les permitan entender el mundo desde un punto de vista holístico. Este punto de vista es el que te dan los valores en los que te han educado.


Enseñar a cuidar el Planeta: El medioambiente

Hoy en día existe una gran preocupación por el uso masivo y abuso de los recursos naturales y por la salud del Planeta.

Han surgido muchos movimientos y asociaciones que trabajan en la línea de concienciar a gobiernos y a personas sobre que no podremos vivir en un Planeta sin recursos naturales. Por ello y para ayudar a que las nuevas generaciones crezcan en otra actitud con respecto al Planeta, el medioambiente es algo que se empieza a explicar en los colegios.

El libro La tierra tiene fiebre es una apuesta sobre cómo explicar el medioambiente a niños en Infantil y primeros años de Primaria. Parte de la idea de humanizar a la tierra para que el niño se identifique, en esta etapa, si humanizamos a los personajes, ayudamos a que el niño pueda entender mejor sobre todo lo relativo a los sentimientos (enfadado, enfermo, triste, contento).

Otra clave de aprendizaje de estos libros está en la educación emocional, este libro en concreto también nos sirve para aprender a educar en las emocionesCuando mencionamos que la tierra está resfriada o tiene fiebre, el niño lo relaciona consigo mismo, recuerda cuando está mal, cómo se encuentra y al ver las ilustraciones de la tierra, se siente identificado. Esto es un primer eslabón para entender la empatía, y aunque la empatía es una emoción más compleja, con este tipo de ejemplos, ellos aprender a ponerse en el lugar de otro y ser más empáticos.

Hablad con el niño sobre cómo se siente la Tierra, seguro que es capaz de describir su sensaciones, este ejercicio de verbalización de sentimientos, emociones y sensaciones es muy positivo para su expresión oral y para activar el área emocional del cerebro.


Volvemos al cole: una colección para aprender el abecedario

Aprender a leer no es sencillo, es un aprendizaje que se fragua en los primeros años cuando el niño aprende las letras, luego las une en palabras y más tarde, forma frases, primero para hablar bien y más adelante para aprender a leer.

Pero todo empieza con las letras… por eso los libros para aprender el abecedario son de gran ayuda.

Los niños empiezan aprendiendo el sonido de cada una de forma natural,“FFF”, en lugar del nombre de la letra “EFE” , veréis que lo van repitiendo mientras observan la letra, así aprenden a reconocerla, dejad que experimenten, ayudadles a pronunciarlo bien, sin errores.

Lo siguiente que aprenden son palabras que empiezan o contienen esa letra, eso les contextualiza el sonido dentro de una palabra y a partir de ahí, lo reconocerán cada vez que lo digan de nuevo. Veréis que prácticamente todos los libros para aprender el abecedario contienen además, palabras con las letras en cada página.

Poco a poco, reconocerá las letras escritas y a partir de ahí podéis jugar a palabras que llevan tal o cual letra, esto es muy positivo porque les obliga a utilizar la memoria, los conocimientos que han adquirido recientemente y les enseña a buscar en lo que ya saben para obtener la respuesta. Aunque os parezca que un niño es pequeño, si ya sabe reconocer las letras y ha aprendido parte del abecedario, podéis empezar a jugar a Las palabras que llevan la letra… Este tipo de juegos activan su mente.

Es importante que en esta etapa les leáis en voz alta, ellos aprenderán a hablar y a pronunciar correctamente a partir de vosotros. Es una etapa importante en la que sois la clave para su crecimiento emocional.

No olvidéis tampoco que aprender es un proceso lento, les cuesta, y algunas letras les cuestan más que otras. No vayáis rápido, en el colegio van poco a poco, letra a letra. Los libros de abecedarios para aprender las letras les ayudarán a ir paso a paso y a vosotros también.