Archivo por meses: octubre 2015

Aprender sobre las emociones en varios idiomas

Hay varias etapas de la infancia en que el desarrollo de las capacidades para aprender se intensifica. Es por eso que es muy importante aprovechar al máximo las posibilidades de aprender durante estos periodos. Podemos seguir aprendiendo una gran variedad de cosas durante toda la vida pero estas etapas en que el aprendizaje es más intenso vale la pena aprovecharlas.

Uno de los aprendizajes que más cuesta con el paso de los años es el de los idiomas. Hasta los cinco años los niños pueden aprender idiomas con mucha naturalidad, sin adquirirlos desde el punto de partida de un “idioma extranjero”. Y hasta los 12 años la facilidad para hablar con naturalidad idiomas es también mucho más alta que cuando nos convertimos en adultos.

Una manera muy buena de poner en contacto al niño con otros idiomas es leerle desde muy pequeño sus libros en más de una lengua. Por eso os queremos presentar la colección Emociones ahora lanzada en francés e inglés. Tratándose además de una colección sobre las emociones, se hace mucho más interesante que tenga esta amplitud de idiomas, ya que con ello conseguimos que los pequeños aprendan a expresar aquello que es más importante para sí mismos en varias lenguas, logrando ampliar sus horizontes mentales y su articulación oral y escrita.


Elige tu propia aventura en el fútbol

 

Los libros infantiles y juveniles del género llamado hiperficción explorativa son también conocidos como libros-juego, en los que el joven lector toma decisiones sobre el camino que toman los personajes y modifica así el transcurrir de la historia.

Este tipo de libros permiten al lector tomar decisiones sobre su lectura como si de un videojuego moderno se tratara, eligiendo qué camino tomar en cada página. Esto exige una actitud proactiva hacia la lectura que de alguna manera aproxima los roles autor-lector pero no los confunde, pues a pesar de que las decisiones se puedan elegir libremente, todos han sido pensados previamente por el escritor, que no pierde el control de la narración.

Con Goles de color azabache estamos reproduciendo una situación que se da cada año en Europa. Miles de niños llegan de todas partes del mundo para jugar en las escuelas de fútbol que les permiten aspirar a llegar a futbolistas profesionales. El protagonista sobre el que tomamos decisiones llega de Senegal. En su piel haremos el camino para llegar a lo más alto. Lo único y especial de este libro es que las decisiones que tomas no solo afectan el curso narrativo de la historia sino que también afectan a las decisiones del protagonista sobre el campo.

Un libro que disfrutarán los amantes del fútbol y los lectores de hiperficción explorativa.